História

Fue fundado por Ramon Llull en 1276 como monasterio y escuela de lenguas orientales. Entre estos muros habitaban los monjes franciscanos que aprendían el árabe para ir a evangelizar el norte de África. A lo largo de la historia paso a diferentes manos, entre ellas las de diversas órdenes monásticas: cistercienses, dominicos, jerónimos, ermitaños, etc. A finales del siglo XV, en 1485, 25 años después de que Gutemberg diera a conocer la su famosa imprenta, se instaló en el antiguo Monasterio la primera imprenta de Mallorca. Pasados unos siglos, en 1872, el Archiduque Luis Salvador de Austria lo compró y hizo una importante obra de restauración. El Monasterio estaba muy deteriorado y la su alteza intento recuperar el esplendor que tuvo en el pasado. Por ello fue adquiriendo los terrenos colindantes, aportó elementos artísticos nuevos, de Italia, de Francia y, sobre todo de Bohemia, aunque también aprovechó muchos elementos artísticos de la isla de Mallorca. En Miramar junto a la almazara, destaca el famoso claustro del convento de Santa Margarita de Palma. Del antiguo claustro de Miramar se conservan cuatro columnas recuperadas por el Archiduque, que nos dan idea lo que pudo ser el verdadero claustro gótico de Ramon Llull. La fachada de la casa conserva el dibujo (sgrafitti) que el Archiduque encontró a las casas de Establecimientos, en la actualidad prácticamente desaparecido. Dentro de la casa, en la planta baja se conserva el suelo del antiguo monasterio del siglo XIII, la cocina de los monjes y una maqueta y una cabina del yate Nixe II del Archiduque, todo ello con maderas, elementos, muebles, libros, cámaras fotográficas e instrumentos de navegación originales. En otra sala se puede contemplar el cenotafio de Wratislao Vivorny, primero secretario del Archiduque, una magnífica escultura de Antonio Tantardini. Una pequeña biblioteca sobre Ramon Llull se conserva en la antigua cuadra de animales (asnos, mulos o caballos) En los exteriores destacan el jardín de la Torre del Moro y el jardín Bizantino, junto al primer mirador (Mirador de Miramar) que construyó el Archiduque en toda la costa. En la capilla destaca una hermosa Virgen, de mármol de Carrara, regalo de la emperatriz de Austria, "Sissi", el Archiduque, que recuerda sus visitas a Miramar en los inviernos de 1892 y 1893. Otra Virgen, esta regalo del Papa Pío IX el Archiduque, se conserva en una capilla, obra de escultores mallorquines sobre piedra de Santanyí con exuberancia y delicadeza del más florido gótico.